Una casa nórdica repleta de plantas

Nos adentramos en una casa escandinava familiar que aparentemente reune todos los requisitos del estilo nórdico -suelos y paredes blancas, grandes ventanales sin cortinas y mobiliario de líneas sencillas- pero si la examinamos detenidamente nos encontramos ante una vivienda tremendamente acogedora y con un estilo muy personal. Este efecto se consigue gracias a la cuidada selección de mobiliario de madera en colores suaves y la gran variedad de plantas de interior que encontramos repartidas por todas la casa.
Es una de esas casas en las que todos nos imaginamos viviendo, con ese interior tan luminosos y armonioso donde absolutamente nada estorba a la vista. Sus propietarios cuentan con el mobiliario necesario para el día a día, no hay saturación y por lo tanto la sensación de espacio es aún mayor. Entre los muebles nos encontramos con algunas piezas vintage adquiridas en mercados de antigüedades y otros de bambú y ratan que aportan personalidad. 
El toque de color lo ponen algunos complementos como jarrones, lámparas, sillas y unas divertidas láminas decorativas que cuelgan de las paredes. Pero sin duda, el elemento que más alegría y color aporta a esta casa nórdica son las decenas de plantas de interior dispuestas por toda la casa de forma aleatoria. Plantas de todos los tamaños, formas y colores lucen hermosas en distintos soportes – maceteros, cestas o colgando del techo-. 

¿Quién no querría tener una casa con tanta luz llena de plantas?

Fuente: vtwonen
Fotos: Hans Mossel
Etiquetas:
4 Comentarios

Publicar Comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar