Una casa de campo muy Hygge

Hoy visitamos una casa de campo muy hygge, que en nuestro idioma quiere decir acogedora. Pero el hygge es mucho más que un adjetivo, es toda una filosofía de vida y una forma de entender el diseño de interiores. El hygge es una práctica ancestral de origen danés que consiste en la búsqueda de planes sencillos y relajados para disfrutar en soledad o en buena compañía. Disfrutar de un buen libro con una copa de vino, velas aromáticas, música relajada, un baño caliente… En resumen, es la búsqueda de la felicidad en las pequeñas cosas de la vida.
En diseño de Interiores esta filosofía se traduce en interiores cálidos, sencillos y confortables, pensados para el uso y disfrute de sus habitantes. La idea es que el tiempo que pasemos en casa sea bueno y de calidad. Y eso es precisamente lo que pensaron los propietarios de esta pequeña casa de campo danesa cuando diseñaron su interior.

A pesar de sus escasos 55 metros cuadrados, esta antigua cabaña de la década de los 60 ha sido reformada con esmero hasta convertirse en una idílica casa de vacaciones para una familia de cinco miembros. Su trabajo como diseñador le sirvió para crear una peciosa casa de campo en la que se respetó gran parte de la estructura original.
Inspirándose en diseñadores como Verner Panton, George Nelson y Charles Eames, su propietario escogió piezas muy especiales con formas y colores icónicos del diseño danés. El salón y la cocina conviven en un mismo espacio con una mezcla de colores poco usual pero que funciona, azul turquesa y violeta, que contrasta con el paleado de madera en blanco de las paredes.  
Los paneles de OSB son los protagonistas del dormitorio y la zona de trabajo, que se encuentran en un anexo de la cabaña principal. El dormitorio está totalmente forrado, del suelo al techo, creando un espacio personalizado y con gran capacidad de almacenaje. La idea es que lo pueda usar cualquier miembro de la familia durante las horas que pasan allí. 
Pero sin duda, el plato fuerte de esta casa de campo es su exterior, un enorme porche elevado que funciona como salón de verano y donde la familia pasa la mayor parte del tiempo organizando comidas y cenas. 

¿Qué os ha parecido esta preciosa de campo de inpiración hygge?

Fuente:  Bolig magasinet
Fotografías: Christina Kayser O.

1Comentario
  • Noa
    Publicado a las 08:28h, 11 mayo Responder

    ¡Hola! Pues te cuento que a mí el azul nunca me ha gustado demasiado… pero aquí sí.

    El diseñador ha realizado un gran trabajo.

    ¡Un besito!

    Noa

Publicar Comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar