Traductor

Buscador

Mi particular Guía de Nueva York II

miércoles, 12 de junio de 2013
Hoy continuamos con la Segunda parte de esta particular Guía de Nueva York haciendo un recorrido por todos aquellos rincones, espacios, lugares... que más han llamado mi atención o simplemente me han inspirado.


Vuelvo a repetir, esto es una guía muy personal y no la típica guía de Nueva York donde se repasan los sitios de interés turístico. Os recomiendo que leáis, si aún no lo habéis hecho, la primera parte de esta guía, dónde repasaba cuatro puntos que me impresionaron de esta ciudad.

Continuamos con la misma estructura:

1. Gente de NY:

Soy una observadora empedernida y además socióloga de formación, no puedo remediar fijarme en la gente, imaginar sus vidas, estudiar sus comportamientos, ver de dónde vienen y hacia donde se dirigen... y en esta gran urbe y con tal concentración de culturas no me iba a sentir intimidada.
Podría definir lo que observé con tres palabras: libertad, seguridad y variedad.

  • Libertad de religión, opinión, expresión... es una ciudad donde puedes ser quien quieras y perseguir tus sueños (otra cosa es que lo consigas).
  • Seguridad en dos sentidos: Los Neoyorquinos caminan con una seguridad en si mismos que no he observado en ninguna de los lugares que he visitado ¿se saben ciudadanos de una ciudad maravillosa con acceso a absolutamente TODO lo que se pueda desear? ¿la ciudad les ha transmitido esa seguridad?, no lo sé, pero aún le estoy dando vueltas. Por otro lado está la seguridad en el sentido de control y de vigilancia, un aspecto que respeto pero no comparto, ya que creo que roza la paranoia. 
  • Variedad de estilos, razas, culturas, credos... en ningún lugar del mundo podemos encontrar concentrados tantos tipos de personas y razas como en esta ciudad. Judíos ortodoxos, presbiterianos, Mormones, gente con una obesidad fuera de control y gente que se cuida hasta el extremo, señoras con pamela que asisten a la misa de 10:00, manifestaciones de occidentales integrados en la cultura china en un barrio que aún no ha terminado de integrarse.... la variedad es infinita.




2. Nueva York y las Bicis: 

Una de los aspectos que más me sorprendió de esta ciudad fue la cantidad de personas que utilizan la bicicleta como medio de transporte para ir a trabajar, a estudiar o simplemente a pasear. Mires donde mires hay una bicicleta aparcada aprovechando una andamio, una señal de trafico o la barandilla de una escalera. Entiendo que la limitación de espacio para coches ha provocado que muchos ciudadanos opten por este sano medio de transporte.
Ultimamente me estoy aficionando a fotografiar bicicletas allá donde voy, y de Nueva York me he traído una gran selección, aquí tenéis algunas preciosidades.



3. Chelsea Market: 

Situado en una antigua fabrica del renovado barrio de Meatpacking, este mercado ha contribuido a rejuvenecer una zona hasta hace poco degradada. En los bajos del edificio podemos encontrar un lugar muy especial donde realizar unas compras, descubrir nuevos diseñadores, comer o visitar una galería de arte. Se han conservado muchas de las estructuras del antiguo edificio así como parte de los objetos de la fabrica (tuberías, relojes o focos). Chelsea Market es un lugar imprescindible para las mentes inquietas y con ganas de descubrir cosas nuevas.


4. El lado más dulce de NY: 

EEUU es la cuna de los Cupcakes y las galletas con formas, y en Nueva York podemos encontrar una gran variedad de pastelerías o Bekeries donde degustar estos deliciosos manjares. Los mejores Cupackes de la ciudad los podéis  encontrar en Magnolia Bakery, Butter Lane Cupackes y Little Cupcakes. En Eleni´s (dentro del Mercado de Chelsea) podréis encontar una gran variedad de galletas decoradas con motivos y símbolos de Nueva York.




5. Rincones tranquilos: 

Nueva York tiene fama de ser un lugar estresante, caótico y con mucha contaminación acústica, y no lo niego, el ruido del claxon o las sirenas te acompaña allá donde vayas, pero hay rincones donde desconectar y encontrar la paz necesaria para mantener cierto equilibrio. Un paseo por Central Park en un día lluvioso, un viaje en Ferry al atardecer, un paseo por alguno de sus puertos, callejear por los barrios residenciales al anochecer o sentado en un banco frente a la escultura de Alicia en el País de las Maravillas.



6. Coletazos del 11S:

El 11 de septiembre marcó un antes y un después en el alma de esta ciudad y a pesar de que hayan transcurrido casi 12 años, la herida aún continua en proceso de cicatrización. Es por eso que se valen de los símbolos para recordar a las casi 3.000 víctimas mortales que dejó este brutal atentado. Podemos encontrarlos en numerosos rincones de la ciudad, pero los alrededores de la denominada "zona 0" están repletos de pequeños y grandes homenajes. Desde una viaja iglesia que sirvió como refugio y hospital de campaña, un museo con exposiciones sobre lo sucedido, pequeños altares con mensajes de ciudadanos de todos los rincones del mundo, hasta dos enormes fuentes situadas en los espacios que dejaron los rascacielos en los que podemos encontrar grabadas todos los nombres de las víctimas.


Espero que os haya gustado esta segunda parte de mi guía de Nueva York y os espero el próximo miércoles en la última entrega. 
  1. Me ha gustado mucho esta entrada y el Chelsea Market lo tengo que ver, ¡qué pasada! ¡Quiero ir yaaaaaaaaa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tanto el mercado como el Barrio de Chelsea son una pasada, el lugar perfecto para vivir o ir de compras.
      Un beso

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Yo ya estoy pensando en volver, jejejeje
      Un beso

      Eliminar