Traductor

Buscador

Mi viaje a la India: Pushkar, Udaipur y Jodhpur

martes, 24 de noviembre de 2015
Continuamos nuestro viaje por el Norte de la India y nos trasladamos a una de las regiones más ricas y hermosas de todo el país, el estado de Rajastán. Con una extensión de 342.239 km² y más de 56 millones de habitantes, se le considera el "reino de los rashput" por el tiempo que estuvo bajo el poder de esta clase gobernante. Nuestro itinerario incluía las ciudades mas importantes de la región, aunque hoy solo visitaremos tres de ellas.  

En el recorrido de más de siete horas en tren desde Delhi hasta Ajmer descubrimos la miseria que sufren los miles de ciudadanos que viven pegados a las vías, sin lugar a duda lo más impactante de este viaje. Aún así, recomiendo a todo el que quiera descubrir la verdadera esencia de la India coja al menos uno de sus numerosos trenes de largo recorrido que os permita conocer, aunque en este caso desde la ventana de un vagón, los pueblos y paisajes más desconocidos para el turista. 

En Ajmer cojimos un autobús que nos condujo por carretera a la población de Pushkar, nuestro siguiente destino. Esta pequeña localidad es uno de los cinco principales lugares sagrados de peregrinaje para los hinduistas y cada año atrae a una multitud de personas que buscan bañarse en uno de los numerosos ghats del lago sagrado. La ciudad también presume de tener uno de los pocos templos dedicados al dios Brahma del mundo. 

Pero sin duda, lo que más llamó mi atención fue la paz que se respiraba alrededor de su lago sagrado, donde pude presenciar desde rituales hinduistas de purificación o a un grupo de hippies tocando los timbales mientras el sol se escondía, llenándolo todo de una luz especial. Pasear por sus coloridas calles y observar a sus habitantes es una experiencia única para los sentidos.








No había tiempo para más, al día siguiente debíamos madrugar para coger el autobús que nos conduciría hasta la ciudad de Udaipur. Pero antes nos esperaba una sorpresa fuera del circuito que nos dejó con la boca abierta. El guía nos desvió poco antes de llegar a la ciudad de los lagos para visitar un antiguo monumento desconocido para la mayoría de los turistas. Se trata de Sas Bahu, un templo del siglo XI en desuso, en muy buen estado de conservación y rodeado de un paisaje exuberante. El templo destaca por unas impresionantes tallas de piedra entre las cuales podemos encontrar motivos eróticos y las famosas posturas del kamasutra. 



La ciudad de Udaipur nos recibió con una de las puestas de sol más espectaculares que he presenciado nunca. La situación del hotel nos permitía divisar uno de los números lagos que rodean la ciudad y que la han hecho merecedora del título de la ciudad más romántica de la India. Sus bulliciosas calles contrastan con la tranquilidad que se respira en sus paseos en barco, ambas experiencias igual de recomendables. 



El edificio más representativo de la ciudad es el Palacio de los Maharajás (a orillas del lago Pichola) con una arquitectura típica de la región, en su interior se conserva una de las más valiosas colecciones de miniaturas. Desde el palacio también podemos disfrutar de una de las vistas más interesantes de la ciudad. 


Si visitas Udaipur no puedes dejar pasar la oportunidad de hacer un pequeño paseo en barco por el Lago Pichola, desde donde se disfrutan de unas preciosas vistas al mismo tiempo que descansamos del bullicio de la ciudad. 


En lo alto de una colina se sitúa el conocido Jardín de las Damas, construido en honor a Saheliyon Ki Bari en el siglo XIX, posee una gran variedad de especies tropicales y hermosas fuentes. Su visita no es imprescindible para conocer la ciudad. 


Tras dos días en Udaipur nos dirigimos por carretera al siguiente destino, un complejo de templos jainistas situados en el tranquilo valle de Aravali y que en este caso está dedicado a Adimath. Construido en 1489, dispone de 29 salas ricamente decoradas con columnas y bóvedas de piedra tallada, todas ellas diferentes entre sí. Sin duda uno de los templos más bonitos en los que he estado nunca y que pasó a engrosar de forma inmediata mi lista de imprescindibles del país. 


El camino aún nos deparaba una sorpresa más, y en este caso no destacaba por su belleza, sino por la historia que tiene detrás. Poco antes de llegar a la siguiente ciudad, nos topamos con un curioso templo al aire libre dedicado a una motocicleta (has oído bien), y es que hay una leyenda detrás que cuenta que su dueño, tras morir en un accidente de tráfico con su moto, se aparece en la misma carretera a todos aquellos motoristas que tengan algún problema en el recorrido. Leyenda o no la historia no deja de ser curiosa. 


Y por fin llegamos al último destino por hoy, la ciudad de Jodhpur, también conocida como la ciudad azul por el color de sus fachadas. Situada en el desierto del Thar, es uno de los puntos más calurosos del recorrido, y según mi humilde opinión, posee la fortaleza más impresionante y hermosa de toda la zona, desde la cual podemos obtener unas vistas alucinantes de la ciudad.

Tras la visita del fuerte Meherangarh os recomiendo acercaros al cercano Jaswant Thada, un mausoleo de mármol blanco erigido en memoria del maharajá Jaswan Singh II y desde el cual se contemplan las vistas más bonitas del fuerte.  

Desde la fortaleza y bajando por una de sus empinadas calles accedemos a la parte antigua de la ciudad, que aun conserva muchas de sus características fachadas azules. Antiguamente señalaban la casa de un  brahmán, pero en la actualidad se conservan como reclamo turístico. Un paseo por sus calles es un espectáculo para la vista. 


Ya hasta aquí llega nuestra visita de hoy. Siento la cantidad de fotos y de información, pero está hecho con la intención de ayudar a aquellas personas que vayan a visitar la India y puedan identificar cada lugar con una imagen. Espero que nos os haya resultado muy tedioso y hayáis disfrutado como mínimo de las imágenes.  

PD. Aquí tienes mi visita a Delhi



  1. qué maravilla de viaje y de país… India es mi destino pendiente número uno desde hace muchísimos años, an algún momento acabaré yendo… un beso

    ResponderEliminar
  2. Me maravilla la arquitectura y cada detalle cuidado, es alucinante cómo se construía antes. Me ha encantado este "segundo viaje" Chejo! qué mona sales en la foto <3

    ResponderEliminar
  3. Chejo, cada vez que enseñas algo de este viaje me dejas sin palabras, qué belleza de país.
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  4. Nada de disculparte por la cantidad de fotos, ¡cuantas más mejor para nosotros! Menudo viaje para los sentidos. Qué suerte que el guía os enseñara ese templo porque es impresionante. Un beso

    ResponderEliminar
  5. India es maravillosa y a mí me encanta. :) Fue a raíz de un viaje a India como el tuyo que decidimos empezar a trabajar con artesanos de ahí y vender las bellísimas alfombras que hacen. Aquí encontrarás más información sobre el proyecto: http://www.sukhi.es/india.html

    Saludos y Enhorabuena por el precioso viaje y por la historia que compartes :)

    ResponderEliminar
  6. Qué envidia! Es uno de mis grandes viajes pendientes, pero me temo que hasta que no me jubile...

    ResponderEliminar
  7. Qué fotografías más bonitas y ¡qué colores! es una auténtica maravilla (y me das mucha envidia sana jajaja).
    Tu blog ya está entre mis favoritos, una delicia encontrarte, estoy segura de que pasaré muchas horas leyéndote.

    Un abrazo enorme, bonita y sigue disfrutando tanto del viaje.

    ResponderEliminar
  8. ¡No lo sientas en absoluto! Son unas fotografías preciosas y a nosotras nos encanta que nos enseñes tantísimos lugares bonitos, llenos de color, de paz, de templos impresionantes, y de un algo especial que sólo se puede transmitir cuando se ha estado en esos lugares. ¡Qué maravilla de viaje! Besos de las dos!

    ResponderEliminar
  9. Jo, este repor da para una novela. Muchas gracias por llevarme de viaje contigo, aunque solo sea mentalmente. Te invito a un café en el Segundo Ce.

    ResponderEliminar
  10. Preciosas fotos, preciosos paisajes... Parecen de cuento :)
    ¡Besotes!

    ResponderEliminar
  11. India engancha una pasada!
    Es un país impresionante.
    Precioso post!

    ResponderEliminar