Traductor

Buscador

Birmania, el Paraíso desconocido III

lunes, 20 de octubre de 2014
Regresamos de nuevo a Birmania con el tercer capítulo de la guía tan particular de este paraíso desconocido que recorrí durante mi viaje de novios. Hoy recorreremos la ciudad de Monywa y sus alrededores, así como Yagón y el templo budista mas importante del país

Al abandonar Mandalay, nos dirigimos por carretera a la ciudad de Monywa, situada a unos 136 km al noroeste. Nada mas llegar nos llamó la atención el calor húmedo que se respiraba en la ciudad y que nos compararía a todos los lugares de interés. Sin embargo la lluvia nos respetó durante los dos días que permanecimos en la zona.


Nuestra primera visita nos llevó a las cuevas de Po Win Taung (s. XVIII), a las que accedimos en caminón por una carretera en muy mal estado. El agitado viaje tuvo su recompensa cuando llegamos a las inmediaciones del complejo, un conjunto de cuevas y grutas excavadas por el hombre en piedra arenisca en la que se pueden encontrar mas de 900 cuevas y unas 2.600 estatuas de buda de distintos tamaños y estilos que los monos custodian con aparente tranquilidad.


Al día siguiente lo dedicamos a visitar distintos templos y lugares representativos de la zona, como el Templo Thanbode, con su mas de medio millón de figuras de buda, destaca por su gran colorido y su parecido con los templos hinduistas.


Bodhi Ta Taung es uno de los lugares mas curiosos del país, ya que en el se homenajea al Ficus, el árbol sagrado debajo del cual Buda alcanzó el Nirvana, con mas de 10.000 figuras cada una junto a uno de estos arboles.


Muy cerca se encuentran las dos figuras de Buda mas grandes del país, una de pie y la otra raeclinada, que pueden observarse con perspectiva desde una estupa situada justo enfrente, y que refleja la pasión de los Birmanos por la representación repetitiva de esta figura.


De camino a nuestro siguiente destino visitamos una población famosa por la fabricación manual de palos de incienso, que luego venden por todo el país, y también pudimos entrar en varias de las casas tradicionales de estos artesanos. 


Ahora pasamos a hablar de Yagón, el primer y último destino de nuestro itinerario, que he querido meter en este capítulo para dejar lo mejor del viaje para el final, el cuarto y último capitulo de esta guía.

Yangón o Rangún, es la ciudad mas grande de Myanmar y su antigua capital hasta el año 2005. Cuenta con una población de mas de 5 millones de habitantes y es una de las zonas mas avanzadas del país en cuanto a infraestructuras, transportes y tecnología, pero aún así no puede compararse con ninguna de las grandes ciudades del sudeste asiático como Bangkok, Singapur o Kuala Lumpur.

Su alta densidad de población y su crecimiento desmedido la convierten en una ciudad con mucha contaminación y ruido, pero no por eso ningún turista debe dejar pasar la oportunidad de visitarla durante al menos dos días. 

Uno de los lugares con mas interés de Yangón es sin duda el gran Buda reclinado situado en Chauk Htat Gyu Pagoda, con mas de 65 metros es el quinto Buda mas grande del país. 


Otro lugar digno de visita es la Pagoda Botataung, situada cerca del Río Yangon, es el único templo del país donde se muestran las reliquias de buda, en este caso unos cabellos. En sus alrededores hay un gran bullicio provocado por su cercanía al puerto, donde una gran cantidad de campesinos se dirigen para volver a sus poblados tras largas jornadas de trabajo en los puestos y mercados callejeros. La suciedad y la pobreza que se respira en la zona recuerda a la de muchas ciudades de la India.


Sin duda, la joya de Yagón es la Shwedagon Pagoda, el templo budista mas grande e importante del país, un lugar de peregrinaje visitado a diario por miles de personas. Destaca una enorme estupa central bañada en pan de oro y decorada con cientos de piedras preciosas, que a su vez se encuentra rodeada por decenas de estupas y templos mas pequeños donde los visitantes descansan, meditan o simplemente pasan el rato. Es sorprendente la cantidad y la variedad de gente que visita este templo, y sobrecoge la visión de los fieles rezando en los rincones mas recónditos del santuario. Si se cuenta con tiempo suficiente, merece la pena esperar la noche para verla iluminada. 


Y hasta aquí el tercer capítulo de esta guía de viaje de Birmania, espero que os haya gustado y os sea de utilidad para un futuro viaje al país. Os espero en unos días con la cuarta y última entrega.



- FELIZ LUNES -


  1. impresionante de verdad Chejo, parece de cuento y la arquitectura es una maravilla. Me imagino que te habrás traído millones de recuerdos.

    ResponderEliminar
  2. Impresionante! alucino con las imagenes..... precioso!

    ResponderEliminar
  3. Chejo, impresionante! Que envidia, y lo que te debe de hacer meditar un viaje asi, qué pasada! Las fotos espectaculares!bss

    ResponderEliminar
  4. Cada entrega de este viaje nos deja alucinadas, no sólo por la belleza de los paisajes y las construcciones sino por sus gentes. Transmiten su forma de ser, de vivir... Culturas tan diferentes a la nuestra que hay que conocer aunque sea una vez en la vida. ¡Precioso!

    ResponderEliminar
  5. Qué chulada de fotos, me encanta el viaje que habéis hecho :-) Me recuerda a cuando estuve en Malasia. Deseando ver la cuarta entrega!

    Besitos

    ResponderEliminar
  6. Veo que al final voy!! ehhhhh
    Jajajaja
    Gracias por tus crónicas tan detalladas y enhorabuenas por tus fotos!

    ResponderEliminar
  7. Sigo flipando y alucinando cada día con tu increíble viaje.

    ResponderEliminar