Traductor

Buscador

Birmania, el paraíso desconocido I

lunes, 22 de septiembre de 2014
Después de una semana de vuelta a la normalidad, por fin he puesto en orden todas mis fotografías y puedo ir describiendo con ayuda de las imágenes todo lo que viví en nuestro viaje a Birmania, un paraíso desconocido.

Para quien no lo conozca, Birmania, oficialmente República de la Unión de Myanmar, es uno de los países de sudeste asiático mas auténticos y desconocidos. Sus fuertes restricciones y un régimen político autoritario han mantenido al turismo alejado durante décadas, hasta que en el año 2011 se disolviera la junta militar y entrara el actual gobierno. Aún así, sigue existiendo represión política y gran parte de la inversión extranjera, por desgracia, va a parar a manos del poder.

Escogimos Birmania para nuestro viaje de novios porque buscábamos un país asiático, lo mas autentico y lo menos masificado de turismo posible, y esto es precisamente lo que nos encontramos. La pobreza, junto a la escasa inversión en infraestructuras y la ausencia de capital extranjero mantienen al país estancado social y económicamente, por ello la mayor parte de su población continúa viviendo en zonas rurales y subsiste gracias al trabajo tradicional. Eso es precisamente lo que convierte a este lugar en un paraíso estancado en el tiempo y apartado de la globalización.


He querido dividir esta guía personal de viaje en varios capítulos por la gran cantidad de fotos y de información que fui acumulando. Comenzaré con una de las partes del país que mas me ha impresionado, el Lago Inle y sus alrededores. Situado al este del país, este lago de agua dulce alimenta a alrededor de 200 poblaciones. 

La única forma de moverse por la zona es en barca, ya sea a remo o motorizada, desde la cual se puede observar la vida entorno al lago. Miles de personas navegan todos los días sus aguas para dirigirse a sus tareas cotidianas, ya sea pescar, ir al mercado, al colegio o a rezar al templo.


Una gran parte de la superficie del lago está ocupada por tomateras flotantes que cubren el horizonte de un manto verde que simula ser tierra firme, pero que en realidad está sumergida en el agua. En las partes mas profundas del lago aún se puede admirar a decenas de sus famosos pescadores que se caracterizan por remar con la pierna.


Ya tierra firme, son muchos los que cultivan sus pequeñas parcelas de tierra, recogen leña para su hogar o visitan la infinidad de templos que posee la zona. Las construcciones son en su mayoría de madera de teca y uralita, y se mantienen sobre vigas de madera de mas de tres metros para salvarse de las crecidas del lago.


De visita obligada es la Pagoda Shwe Inn Dein y sus mas de 500 estupas en ruinas repartidas por la zona (también conocido como sitio arqueológico de Kakku). Muchas de ellas datan del siglo XVIII y fueron halladas hace escasos 25 años entre la maleza. La mayoría continua hoy en ruinas conservando su encanto, pero desde hace unos años el gobierno ha comenzado un proceso de restauración que conlleva su blanqueamiento a base de cal y pintura dorada, amenazando con llevarse por delante la belleza y singularidad del lugar. 


En los alrededores del lago también pudimos visitar un mercado local situada en la ciudad de Nga Phae Chaung, donde se podían comprar los productos de la zona: las verduras que alimenta el propio lago, pescado en salmuera o una gran variedad de platos típicos. Lo mas llamativo sin duda fue el bullicio de los compradores y comerciantes, el color y la variedad de productos y el olor tan fuerte que muchos de estos desprendían.


Otra de las atracciones turísticas y no por ello menos atractiva, es la de visitar a los distintos artesanos de la zona en sus propios talleres. Es impresionante la profesionalidad y la dedicación de sus gentes, y todo un honor poder disfrutar de formas de trabajo ancestrales en las que se cuida cada detalle del proceso creativo. Los telares de seda e hilo de flor de loto fueron los que mas llamaron mi atención por su colorido y por sus movimientos hipnóticos. 


Muy cerca del lago, al otro lado de las montañas vive la tribu de las mujeres Pa-daung, mas conocidas como las mujeres jirafa. La única forma de verlas si vas en un viaje organizado, es acercándote a una tienda de artesanía donde ellas se reunen en parejas simplemente como reclamo turístico. Una pena no haber podido visitar su poblado y ver realmente como viven.


Desde el lago y caminando por un sendero durante mas de una hora, llegamos al Monasterio budista Kyaunt Ni Taw Ya, un lugar con mas de 60 novicios, en su mayoría niños de menos de 15 años, que dedican su tiempo al trabajo en la montaña, el estudio y la meditación. Sin duda, un lugar donde se respiraba paz y disciplina a partes iguales. 


También visitamos mas templos y pueblos de la zona, como el Monasterio de los gatos saltarines o la Pagoda Phaung Daw Oo, pero sin duda he destacado los lugares que mas llamaron mi atención y los que considero de visita obligada.


Cuando me preguntan que es lo que mas me gustó del Lago Inle, e incluso podría decir de todo el viaje, fue sin duda el carácter de su gente: amables, educados, respetuosos y siempre con una sonrisa en la boca. En ningún país me he topado con personas tan cariñosas y que desprendieran tanta felicidad como en Birmania. A pesar de su pobreza y la escasez de recursos han aprendido a convivir y a ser felices con lo poco que tienen, y eso es digno de admirar cuando vienes de un país desarrollado.

Dentro de unos días continuaremos con esta guía tan especial de Birmania, espero que os haya gustado este primer capítulo.

- FELIZ LUNES -

  1. Tenía muchas ganas de ver las fotos de tu viaje! Son muy bonitas! Imagino que si todavía no están muy acostumbrados a los turistas os mirarían raro, no?

    ResponderEliminar
  2. Yo también fui a Myanmar como viaje de luna de miel (2011) y me encantó. El carácter amable y respetuoso de su gente, la naturaleza salvaje en estado puro, la belleza de la sencillez y decadencia de sus casas y escasas edificaciones... Una perla escondida. Maravillosas tus fotos que lo atestiguan. Algún día volveré ^_^

    ResponderEliminar
  3. Un lugar increíble y unas fotos maravillosas!.Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Chejo, se me han puesto los pelos de punta al ver y leer todo lo que nos cuentas. Es digno de admirar la felicidad con la que viven, admiro a esta gente, y nosotros aquí quejándonos... Estos viajes hacen meditar y ver las cosas de otra manera. Me encantaría ir!!! Preciosas tus fotos, una pasada. Con ganas de ver la siguiente!! Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola Mari!

    De la decena de países que conozco de Asia, Myanmar es sin duda mi preferido! Lo mejor: sus gentes, su sonrisa continua y amabilidad! Yo volví con un subidón tremendo y fue mi mejor viaje! Volví maravillada como nunca y hasta mi familia y amigos me lo dijeron, al contarles desde mi ipad mis aventuras por cada ciudad! Siempre esperaban impacientes mi siguiente correo! Viva Myanmar!

    Un beso,

    María (compi de Chico)

    PD Qué rico está el aceite de oliva toldedano!

    ResponderEliminar
  6. Qué bonito, precioso viaje, como preciosos son sus paisajes y su gente. Yo por trabajo, he visitado bastante Vietnam, y ese país desde luego me ha dejado un regusto dulce de lo que es vivir en la escasez.
    Me ha encantado lo que nos cuentas de Myanmar.

    ResponderEliminar
  7. Preciosas fotografías! Los paisajes son increíbles.

    ResponderEliminar
  8. Oh!! Me muero de envidia Chejo. Qué maravilla de destino por favor. Me encanta ver como la gente vive fuera de vorágine de las ciudades en esos lugares por los que parece que no pasa el tiempo. Las imágenes son preciosas pero seguro que se quedan muy cortas a lo que habéis poder ver, oler y sentir. No sabes cuánto estaba esperando a que nos enseñaras estas fotos.

    Un besazo guapa.

    ResponderEliminar
  9. ¡Que preciosidad de fotos y que maravilla de viaje! Desde luego es un destino poco conocido, y por lo que nos has contado merece la pena visitarlo. Esos lugares remotos y sin masificar son un lujo...

    ResponderEliminar
  10. qué buen viaje! reconozco que Asia no es de los destinos que más me tienta, pero tus fotos me tientan mucho! Son preciosas y siempre es interesante conocer culturas tan distintas y como dices, descubrir que a veces son mas felices que nosotros con pocas cosas materiales como viven en esos lugares!

    ResponderEliminar
  11. Qué pasada Chejo, creo que acertasteis de lleno con el viaje de novios. Lo que más me impacta es la arquitectura, su manera de construir que es completamente opuesta a la nuestra. Me fascina conocer otras culturas, y los paisajes son una auténtica maravilla <3 deseando leer el siguiente

    ResponderEliminar
  12. Woww Chejo has tenido que volver con otra energía y con otra mentalidad, menudo viaje más, en cierta manera, espiritual.

    ResponderEliminar
  13. Las fotos impresionantes. Me ha encantado tu guía de viaje. Lo de las mujeres jirafa, qué pobres!! me da una cosa...La foto del niño dormido en los brazos de su padre entre las sandías o melones me encanta. Tampoco conocía a los pescadores que reman con la pierna. Realmente una crónica preciosa. Esperando más capítulos! Besos. Carla

    ResponderEliminar
  14. Que envidia, y que alegría que aun queden sitios así!!!
    gracias Chejo por compartir tu viaje ;-)
    un besito

    ResponderEliminar