Traductor

Buscador

Casas de Bloggers: James Kicinski-Mccoy de Bleubird

viernes, 31 de mayo de 2013
Hoy continuamos con la sección de Casas de Bloggers que comenzamos hace unas semanas con la casa de la creadora de A Beautiful Mess. En esta ocasión, la elegida ha sido James Mccoy, la artífice del Bleubird, uno de los Blogs de LifeStyle más conocidos del panorama internacional.

Bleubird comenzó siendo un Blog de moda e inspiración y, con el paso de los años y el nacimiento de sus dos últimos hijos se ha ido convirtiendo en un blog de estilo de vida y familia. Es uno de mis blogs de cabecera y además me encanta su estilo, por lo que no podía esperar a mostraros su casa.


He de puntualizar que la casa que os enseño a continuación no es su actual residencia, ya que hace unas semanas se mudaron a Nashville dejando atrás los felices años que pasaron en Husdon (Texas). Aún no hay fotografías sobre su nueva casa, sólo algunos retazos o pistas de alguna de las estancias.


Si hay algo que caracterizaba a su anterior vivienda era una mezcla entre estilo vintage de los 50 y estilo bohemio reciclado. En ella convivían muebles recuperados con muebles actuales de un diseño similar a los de esa década. 




El salón cuenta con un diseño de estilo vintage y algunos retazos de estilo escandinavo, como muestran  sus paredes blancas y el uso de un mobiliario sencillo y funcional. La mayor parte los muebles de esta estancia pertenece a la marca Thrive Furniture, como el sofá, el mueble de la TV y las dos butacas, aquí y aquí. 




En la escalera de acceso a la segunda planta llama la atención la colección de ilustraciones infantiles de la década de los 50 y 60 que cuelga de sus paredes.



La cocina cuenta con un mobiliario oscuro y de una gran sencillez propio de las viviendas alquiladas. En ella la familia ha pasado gran parte de sus jornadas y han disfrutado de comidas muy divertidas y felices tal como mostraban en muchas imágenes de su blog.


El comedor anexo a la cocina cuenta con la conocida mesa y sillas Tulip del diseñador Eero Saarinen que se caracterizan por tener su diseño bicolor y una sola pata.


La habitación principal cuenta con un diseño minimalista, sin más adornos que un cartel desvencijado en el que reza I Want you (frase celebre con la que se llamaba a los jóvenes estadounidenses a alistarse en el ejercito) y una lampara colgante sin tulipa como las que os enseñaba a hacer en este tutorial.




Las habitaciones infantiles sin embargo, parecen sacadas de un catalogo de los 60, diseñadas con objetos de aquella época como los mapas y esferas del mundo, los pupitres escolares, juguetes, muñecas, estampados... todo de aquella década. 





En las habitaciones de los bebés se ha hecho uso de colores suaves y se han escogido elementos poco convencionales para decorar sus paredes, como tapices, coladores a modo de estantes para los muñecos, móviles realizados artesanalmente... pero todo seleccionado con mucho gusto y mostrando la personalidad de esta familia.



La Rocking chair es una de las sillas preferidas de las bloggers que son madres ya que permite amamantar a sus bebés al mismo tiempo que los mecen.




Por último os muestro una fotografía muy reciente que acaba de publicar en su blog donde muestra algunos retazos de la decoración de su actual vivienda en Nashville. Se empieza a vislumbrar un cambio de estilo pero con la misma personalidad.

Todas las imágenes de esta entrada están sacadas de su Blog

Espero que os haya gustado este recorrido por la casa de la creadora de Bleubird, una casa con un estilo muy personal que transmite la felicidad de los que la han habitado durante años. Esperemos que su actual casa nos sorprenda tanto o más como la anterior.

FELIZ FIN DE SEMANA A TODOS!! Nos vemos el domingo con un nuevo My List.

La estancia en Nueva York: Hotel Pod 39

miércoles, 29 de mayo de 2013
Tal y como os comenté, durante los próximos días os hablaré de lo más significativo de mi viaje a Nueva York, y como no podía ser de otra manera empezaré por la estancia. Antes del viaje dudaba escoger entre un apartamento o un hotel. El apartamento por un lado me aportaba más independencia y espacio, mientras que el hotel me ofrecía más comodidad y despreocupación. Finalmente opté por el segundo, ya el apartamento me ofrecía más desventajas que ventajas que no vienen al caso ahora.

Escogí el Hotel Pod39 por varias razones: situación, relación calidad precio y los espacios comunes que ofrecía, lo que desconocía era que sorprendería tanto.

Imagen aquí

Esta cadena hotelera de reciente creación se concibió para un publico joven, con un presupuesto medio y estancias cortas. Situado entre la 39st con Lexington Avenue, al lado del Chrysler Building y Grand Central Station, te permite estar en cualquier punto de Manhattan en menos de 20 minutos, ya sea a pie o en transporte público. 


La recepción del hotel está atendida por un personal muy joven, dinámico y servicial. Disponen de todos los servicios necesarios de cualquier hotel decente, además de un asistente para dudas, reservas de excursiones, taxis, etc.

Visto aquí

Las habitaciones cuentan con un diseño moderno y funcional equipado para estancias cortas. Dispone de Wifi, TV por cable, ducha, secador, teléfono y caja fuerte. El servicio de limpieza es impecable y la insonorización de las habitaciones es buena.


Lo más sorprendente del hotel son las zonas comunes, ya que dispone de varias salas de descanso, lounge-bar, restaurante, azotea y una zona de chill out, todos con un diseño muy personal y alegre. Sin duda, estas zonas son las que más llamaron mi atención, por su colorido, mezcla de mobiliario y acertada iluminación.


El bar-restaurante y la azotea están abiertos al público, y cualquier persona puede acercarse a degustar la estupenda comida mejicana que ofrecen en su restaurante.


Sin duda, el plato fuerte del Pod39 es su azotea y la zona chill out justo al lado, es el lugar perfecto para ir de After work con los amigos y degustar uno de sus numerosos cocteles mientras admiras el atardecer entre edificios tan emblemáticos como el Empire State o el Chrysler, o de reciente construcción como la Torre uno del World Trade Center.

Vista aquí 

Está abierto todos los días de la semana y siempre que no llueva se llena. El ambiente que se respira en este lugar es de buen rollo y colegueo. Pero lo mejor sin duda son las vistas, ya a pesar de tener sólo 17 plantas, ofrece una perspectiva envidiable de la Gran Manzana.


Aquí podéis ver unas panorámicas de las vistas desde la azotea, juzgar por vosotros mismos.

 Vista aquí 

Vista aquí

Recomiendo con los ojos cerrados este hotel a cualquier persona que busque una buena relación calidad  precio, buen ambiente, buen trato y sobre todo, buen ambiente. Por el contrario lo desaconsejo a aquellas personas que busquen grandes lujos, mucho trato con el personal, atención personalizada y un gran armario para guardar la ropa. Vuelvo a repetir, es un hotel concebido para estancias cortas, en mi caso estuve 10 días y tuve que jugar un rato al tétris para colocar toda la ropa, es el único "inconveniente", por decirlo de alguna manera, que puedo poner a este hotel. 

Con respecto al precio, depende de la temporada, pero es el más asequible por su ubicación y dentro de su categoría, podéis comprobarlo vosotros mismos. 

Espero que esta recomendación os pueda ayudar para futuros viajes a Nueva York. 

Localización: 145 E39th St. NYC, NY 10016
Sitio Web: www.thepodhotel.com



Hoy compartimos un lugar donde perderse: el Hotel Sextantio, la Grotte della Civita

lunes, 27 de mayo de 2013
Hoy comienzo mi primera colaboración en Hoy Compartimos con un tema muy especial, ya que ofrece mucho juego y da lugar a muchas interpretaciones. Al tratarse de un grupo tan heterogéneo de Blogs en los que se tratan temas muy diversos, el tema de hoy es adaptable a todas las temáticas.


Cuando me dieron el tema de la entrada de hoy lo tuve claro desde el principio, ya que tenía guardado el enlace de este hotel desde hace un tiempo. Situado en la localidad de Matera al sur de Italia, el Hotel Sextantio: la Grotte della Civita es uno de los hoteles más románticos que existen. De estilo medieval y en un entorno inigualable, este hotel ha sabido adaptarse a la perfección al lugar donde se ubica: las antiguas grutas de Civita, en el Sasso Barisanano, uno de los antiguos barrios del centro histórico de Matera.



El hotel está compuesto por dieciocho habitaciones situadas en antiguas cuevas de piedra, todas diferentes y a cada cual más hermosa. Con paredes y suelo de piedra, puertas restauradas de madera, elementos de hierro y forja y muebles sencillos de estilo rústico que invitan al descanso y a la meditación.

Algunas de estas cuevas fueron antiguos asentamientos prehistóricos que con el tiempo se han ido modificando y adaptando a las necesidades de la población.




Las vistas que ofrece el hotel son únicas, desde las habitaciones se puede divisar un pequeño cañón de roca caliza y parte del casco histórico del pueblo.




El interior de las habitaciones cuenta con una bañera de un diseño muy especial que los huéspedes pueden disfrutar a la luz de las velas.



Los detalles están cuidados al máximo, sábanas de hilo, cántaros de porcelana, velas repartidas estratégicamente por los espacios y los huecos que la erosión ha ido dejando con el paso de los siglos... el diseño de los espacios ha sido estudiado al milímetro.


El hotel también ofrece la posibilidad de cenar a la luz de las velas en su maravilloso restaurante situado en un lugar único, una de las antiguas iglesias medievales de la ciudad.


Los exteriores del hotel no tienen nada que envidiar a su interior, ya que en la restauración del exterior de las cuevas se respetó totalmente la arquitectura de la antigua ciudad y puede disfrutarse tal y como se hacía en la época medieval.


 Todas las imágenes de la entrada han sido extraídas de aquí

Sin lugar a dudas, este hotel es un lugar único donde perderse con tu pareja.

Localización: Via Civita 28, 75100 Matera (Italia) 
Sitio Web: www.sextantio.it

¿Os ha gustado el hotel?

**Hoy compartimos en Facebook

Si quereis descubrir el resto de lugares donde perderse que los otros miembros de Hoy Compartimos ha propuesto aquí tenéis sus enlaces:

Amor por la decoración
La Fragua
Manualizando
Vainilla, coco y algo más.
Mi pequeño gran mundo
Con encanto...
Mums & Kids Madrid
Nika vintage
Mamy a la obra
Miss soluciones-Pángala
Ruth simple life
La chacha dot.com
El perro de papel
El horno de mami
Mi casa por el tejado
Hampton shabby chic
Ilusiones de chocolate
El Peku
Your planter
Decoestilo
I want it i need it
Tazas y cuentos
Vero Palazzo
La casita del lago
Objeto transicional

FELIZ LUNES A TODOS!!

Mis imprescindibles de Nueva York

domingo, 26 de mayo de 2013
Ya estoy de vuelta de mi viaje a Nueva York, han sido diez días súper intensos en lo que no he parado ni un segundo. Algún día he llegado a sobrepasar mis límites físicos por las ganas de absorber cada centímetro de esta ciudad. Cada rincón, cada edificio, cada sonido, cada olor... todo lo he guardado en un trocito de mi memoria para no dejarlo escapar nunca. Sabía que este viaje me impresionaría, pero en ningún momento pensé que sobrepasaría mis expectativas con creces.

A lo largo de las próximas semanas iré intercalando entradas con distintas temáticas sobre Nueva York que espero os gusten y os ayuden en futuros viajes, o simplemente os empujen a recordar a aquellos que ya conocéis esta maravillosa ciudad. 

Ahora os dejo con mi listado de todos los domingos, aunque en esta ocasión y como no podía ser de otra manera lo he enfocado a mis 9 lugares imprescindibles de Nueva York


1. El edificio Chrysler (Chrysler Building): si hay un edificio que represente la esencia de esta ciudad es este edificio. Sus líneas, sus materiales, su iluminación... representan la modernidad de esta ciudad, siempre vigilante, siempre alerta, como las gárgolas metálicas que vigilan cada esquina de este impresionante edificio de 319 metros construido en 1930.

2. Las vistas nocturnas del Skyline de NY desde Brooklyn: tras recorrer el puente de Brooklyn, justo a la derecha encontramos un pequeño parque con el mismo nombre desde el cual se divisan unas de las vistas más impresionantes de la ciudad. Tanto de día como de noche, merece la pena pasarse por este mirador al otro lado del Río Hudson.

3. El Museo MOMA: soy una gran admiradora del arte y en estos 10 días he tenido la oportunidad de visitar tres de los grandes museos de la ciudad: el MET, el Museo Natural de Historia y el MOMA, todos con una impresionante colección en sus terrenos, pero de todos ellos me quedo sin duda con el tercero. Normalmente tiendo a inclinarme más por el arte clásico, pero en este museo me ha cautivado más que nunca el arte contemporáneo, llevado a todos los formatos imaginables.

4. Vistas de día del Skyline desde el Ferry de Staten Island: a parte de ser un servicio gratuito, ofrece una de las mejores vistas de la ciudad y te permite por unas horas desconectar del ruido de la urbe.

5. Un paseo por el Puente de Brooklyn (Brooklyn Bridge): otro de los grandes representantes de Nueva York, este puente simbolizó en su día la modernidad y su construcción fue todo un reto a finales del siglo XIX por el uso del acero a gran escala y por ser el puente colgante más largo. Actualmente continua en uso y cualquiera puede atravesarlo a paseo o en coche.

6. Subida al mirador del Top of the Rock: se trata del mirador que ofrece el complejo de Rockefeller Center desde el cual se pueden admirar las mejores vistas de Central Park y del Empire State Building. Su precio es más asequible que el del mirador del Empire y hay muchas menos esperas. 

7. El edificio Flatiron (Flatiron Building): mi segundo edificio preferido de Nueva York por su diseño y su situación privilegiada entre la Quinta Avenida y Broadway. Su porte y su presencia imponen desde cualquier perspectiva.

8. Central Park: este parque el literalmente el pulmón de la ciudad. Al tratarse de una ciudad con pocas zonas verdes, este espacio supone un respiro y proporciona una bocanada de aire a sus habitantes. Si tenéis la oportunidad, aconsejo que recorráis este parque en bicicleta, ya que es una forma rápida y muy completa de divisar la esencia de este espacio verde.

9. Observatorio del Empire State Building: si el Top of the Rock ofrecía las mejores vistas diurnas de Nueva York, el Empire sin duda ofrece a vista de pájaro las vistas más impresionantes de la ciudad que nunca duerme. Es imposible describir con palabras o mostrar con fotografías lo que se siente allí arriba cuando divisas toda la ciudad, con sus luces y sus sombras.
Tiene dos tramos de subida, el primero hasta la planta 86, mas económico y el segundo hasta la 102. Yo sólo subí hasta el primer tramo y puedo decir que compensa.


Espero que os haya gustado este pequeño recorrido por la gran Manzana, en los próximos días os hablaré de otros aspectos de mi viaje.

**Todas la imagenes son de la Bici Azul

Un apartamento escandinavo con toques mediterráneos

viernes, 24 de mayo de 2013
En muchas ocasiones hemos visto como un color se convierte en el protagonista de una casa, pero pocas veces hemos podido comprobar que ese color transforme por completo el ambiente de una casa y lo traslade a otros mares, y nunca mejor dicho, porque si hay algo llamativo en esta casa danesa es que parece la típica casa mediterránea.


En pocas ocasiones hemos podido ver tan bien fusionados el estilo escandinavo y el mediterráneo como en esta. El azul mediterráneo se intensifica más que nunca con la luz característica de los países del norte de Europa.


El azul turquesa es el protagonista de los muebles y los azulejos de la cocina que imitan los antiguos suelos hidráulicos de los países mediterráneos.



Este mismo azul se extiende a otros espacios, mobiliario y objetos de la casa, como en el ejemplo del sofá, que se divide en diferentes módulos como los de los países mediterráneos del norte de Marruecos.  




Se trata de una vivienda con un estilo muy personal en el que se cuida mucho la selección de los objetos y el orden. Podemos observar como los propietarios han decidido ordenar las librerías por el color de los libros aportando originalidad y colorido.



El dormitorio principal es el único que conserva la verdadera esencia del estilo escandinavo. En este caso se ha optado por la ausencia de color y de ornamentos que puedan interferir en el sueño de sus habitantes.



Los baños son sin duda una de las partes más originales de la casa. El color azul se extiende por los azulejos de los dos baños aportando el toque fresco y mediterráneo que buscaban sus propietarios. Peces, estrellas de mar y otros habitantes del océano ilustran alguno de estos azulejos para terminar de dar la sensación de estar buceando.


La habitación infantil, a pesar de mantener el color azul en el mobiliario, nos traslada a un agradable bosque gracias al enorme panel que ocupa una de sus paredes. 


 

¿Os ha gustado la casa? ¿os gusta el color azul para decorar?

FELIZ FIN DE SEMANA A TODOS!!

Imágenesboligmagasinet