Traductor

Buscador

Vivir o trabajar sobre ruedas

viernes, 29 de noviembre de 2013
Quién no se ha planteado alguna vez dejarlo todo, comprarse una caravana y recorrer el mundo con la casa a cuestas. Es un sueño que muchos tienen pero que muy pocos hacen realidad, hay que tener muchas fuerza de voluntad y saber no mirar atrás.

Los afortunados que se han atrevido a dar el paso afirman que es una experiencia única que todo el mundo debe experimentar alguna vez en la vida. Otros en cambio, se han quedado a mitad de camino y han utilizado este medio de transporte como soporte para su negocio o lugar de trabajo. En todo caso hay que reconocer que es una manera de ver la vida poco convencional y que yo siempre he admirado, y quién sabe si algún día llevaré a cabo.

Son varios los ejemplos de personas que de una manera u otra se sienten muy ligados a las caravanas convirtiéndolas en un modo de vida. Los norteamericanos nos llevan la delantera en esto de personalizarlas y transformarlas en verdaderas casas andantes. El modelo Airstreams vintage es el mas cotizado por los coleccionistas por su líneas curvas y su carrocería plateada, pero en el mercado las podemos encontrar de distintos tamaños, modelos y presupuestos.

Imagen
Hoy os voy a hablar de personas que un día decidieron convertir una caravana en su hogar o su negocio, o que simplemente querían experimentar la sensación de no pertenecer a ningún lugar y huir del asfalto. Conoce sus historias: 

Mileece Petre es una artista de 35 años que trabaja para el mundo de la música y que tras varios años recorriendo el mundo decidió establecerse en los Angeles y convertir una antigua caravana en su dormitorio y sus estudio. Tardó más de un año en adaptarla, pero el resultado, salta a la vista, ha merecido la espera. 

Imagenes
El artesano y creador del blog Parker Fitzgerald cuenta con una caravana que traslada a todos los mercados y rastrillos que organiza en la ciudad de Portland.


Imagenes
La artista Julie Montgomery decidió mudarse junto a su hijo a vivir cerca del mar para poder encontrar inspiración y vivir alejada del mundanal ruido. Adosó una caseta de jardín junto a la caravana y personalizó los espacios para hacerlos lo mas habitables posibles. Actualmente cuenta con una vivienda de estilo bohemio muy acogedora. 

Imágenes
Kara Rosenlund es una fotógrafa publicitaria australiana que un día decidió trasladarse a Londres y dedicarse a la compra-venta de objetos vintage que en la actualidad traslada de un mercado a otro (en su país natal) en una vieja caravana Franklin de 1956, restaurada con mucho mimo y con una decoración muy cuidada.

Imágenes
Niki es diseñadora de zapatos y vive en una antigua caravana junto a su pareja. Al no funcionar necesitan una grúa para su traslado, que planifican con dos semanas de antelación. Normalmente se encuentran viajando de festival en festival, o a vería donde expone su creaciones. El interior está decorado con un estilo kitsch y desenfadado

Imágenes
La estilista inglesa Emily Chalmers decidió hacerse con una caravana Citroen H para escapadas de fin de semana junto a su marido. Ha utilizado como base el amarillo y la ha llenado de objetos vintage para personalizarla a su gusto y sentirse como en casa.

Imágenes
Mateo Hofmann es un joven arquitecto de California que se hizo con una Airstream de 1978 y la personalizó hasta convertirla en su actual estudio y vivienda. Su empresa, Hofmann Architecture, se dedica al diseño interior de caravanas.

Imágenes
La diseñadora de interiores Rachel Horn y su marido reformaron el interior de esta caravana hasta convertirla en una autentica suite de hotel. Su interior podría confundirse perfectamente con el de cualquier hotel de cinco estrellas de un país oriental.

Imágenes
Por último, me he topado con esta caravana anónima, pero que me ha llamado la atención por su interior de estilo nórdico. No le falta detalle, incluso cuenta con papel de pared. 

Imágenes
¿Qué os parecen estas experiencias? ¿te atreverías a vivir en una casa sobre ruedas? 

FELIZ FIN DE SEMANA!! Os espero como siempre el domingo.

  1. Wow pues sí que es cierto q alguna vez me lo he planteado, envidio las personas capaces de ser tan inmensamente aventureros como para dar el paso.
    buen finde

    ResponderEliminar
  2. sabes, que yo estuve viviendo en una caraba un mes y medio?? jajaja
    en un verano de intercambio "mi familia" americana vivia en una....total de peli, en un principio me asuste, pero resulto ser super cómoda! jajaja

    ResponderEliminar
  3. Qué preciosidad! Pero vivir ahí, no sé yo!!!!! Feliz finde

    ResponderEliminar
  4. Ala que chulada Mª Eugenia! he hecho varios víarios viajes en caravana y siempre me paro a pensar en porque no las harán con un poco más de cariño en su interior. Aquí, un claro ejemplo! De verdad que genial. Besos y feliz finde

    ResponderEliminar
  5. Qué cucas!! a mí no me importaría! para recorrer el mundo entero y poder descubrirlo! Es algo que no descarto y ésta me parece una opción de lo más bonita para hacerlo, hasta que no quede más remedio que coger un avión para seguir! jajaja

    Beso y buen finde

    ResponderEliminar
  6. wow impresionantes!! no se si viviria en una, pero seria feliz recorriendo varios meses algun lugar del mundo en una de ellas! me encantó el post! un beso

    ResponderEliminar
  7. Je vais préparer ma caravane, c'est une super idée!!

    ResponderEliminar
  8. Je ne pensais pas qu'il y avait un engouement de la sorte pour les caravanes. Elles sont toutes plus belles les unes que les autres!

    ResponderEliminar
  9. Genial post Chejo!! La de Kara es una preciosidad, para ir de mercado en mercado, auténtica!! A la última le dediqué un post hace tiempo, me parece un buen ejemplo como caravana de diseño, para ver cómo en espacios tan pequeños también se pueden conseguir una preciosa decoración. Buen finde!Bss

    ResponderEliminar
  10. Oye Mateo Hoffman es un tío sexy no? aja yo me iba unos días con él (es broma jaja). A mí me parece un rollazo tener una caravana y llevar a cuestas tu vida y tu negocio, pero creo que al final el ir de ciudad en ciudad sin conoces a nadie acaba siendo un poco raro. Eso sí, si yo tuviera una caravana la tendría ideal puesta claro. me encanta la última con el papel pintado de árboles

    ResponderEliminar
  11. Me encanta el plan caravana aunque reconozco que no lo he probado, pero gustándome el camping imagino que no me defraudará. Las que nos muestras son todas muy bonitas. Genial post!
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Me ha encantado tu post, enhorabuena!!! Yo no se si me atrevería, pero las historias me parecen una pasada! Sobretodo la de Kara…un sueño hecho realidad!
    Un beso y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  13. Mi marido yo lo hablamos a menudo, nos encantaría poder algún día disfrutar de esta experiencia. Bss.

    ResponderEliminar
  14. Que bonitas y todo tan recogidito e impecable!
    Besos

    ResponderEliminar
  15. Que bonitas son las carabanas! Me encantan, pero para una temporada creo :)

    ResponderEliminar
  16. Yo estoy deseando pillarme una, a ver si se puede...

    ResponderEliminar
  17. Es una forma diferente de ver la vida. Personalmente, no creo que durase mucho en una de ellas aunque para recorrer ciudades un verano en buena compañía por supuesto que sí.
    Has hecho una selección estupenda.
    Bss
    Sara

    ResponderEliminar
  18. ¡Es genial! Me encanta la idea como lugar de desconexión y, aún más, para recorrer el mundo. Desde que me he sacado el carnet de conducir que no me lo quito de la cabeza.

    ResponderEliminar