Traductor

Buscador

A la piscina con Maria Svarbova

lunes, 20 de febrero de 2017
Hace tiempo que no dedicaba un post a la fotografía, y aunque últimamente voy a bastantes exposiciones, no me encontraba con un trabajo digno de ser compartido en el blog. Pero hace escasamente unos días me topaba con el trabajo de la joven fotógrafa eslovaca Maria Svarbova. Unas fotografiáis de una gran belleza visual y colorido intenso en las que una piscinas se convierte en el escenario principal. 

A pesar de dedicar sus estudios a la arqueología y restauración, Maria Svarbova siempre se sintió atraída por la fotografía, y desde el 2010 decidió entregarse por completo a su gran pasión. A pesar de su juventud, desde los inicios fue definiendo su propio estilo, una fotografía con toques surrealistas que bebe del estilo Art Nouveau y en la que los colores pastel se mezclan creando una deliciosa paleta.


"Mis fotografías son un sucesión de escenas cortas en las que la frontalidad y asistencia de contrastes eliminan cualquier dimensión narrativa."

Mis preferidas son las de la serie Swimming Pool. Fotografías tomadas en distintas piscinas cubiertas y con unos personajes que parecen maniquíes en posturas estáticas, todos ellos vestidos con trajes de baño de llamativos colores entre los que destaca el rojo. Cada una de las imágenes cuenta su propia historia a través de sus personajes, y muchas de ellas nos recuerdan a escenas de películas de Wes Anderson.

Esta influencia puede deberse a la infancia que vivió en pleno socialismo checoslovaco y que actualmente satiriza a través de unas imágenes cargadas de simbolismo. En ellas, sus personajes reflejan la misma sumisión que experimentan los individuos en la sociedad actual.  


¿No os recuerda su trabajo un poco al de la ilustradora Raphaëlle Martin?



El loft de un diseñador en Tribeca

viernes, 17 de febrero de 2017
El loft es sin duda el concepto de vivienda que mejor encaja con mi filosofía y estilo de vida, y aunque actualmente vivimos en un dúplex con las estancias compartimentadas, mi sueño siempre ha sido encontrar un espacio diáfano de techos altos y convertirlo en un loft con mucho estilo. El de hoy pertenece a un diseñador escandinavo con mucho recorrido, Soren Rose, que en el año 2011 decidió dejar su Dinamarca natal y trasladarse a este loft de 130 metros en el neoyorquino barrio de Tribeca. 

Buscaron durante años un apartamento sin reformar en Tribeca y en el 2015 se toparon con un estudio diáfano totalmente intacto que había sido una fábrica de papel durante los años 50 y 60. Convirtieron el espacio en un precioso loft de 3 dormitorios con el salón y la cocina justo en el centro. Para aprovechar la luz natural decidieron cerrar las habitaciones con paredes y puertas de vidrio que dejaran pasar la luz a las estancias interiores. 

Aunque predomina un estilo escandinavo,  para esta familia era muy importante conservar el espíritu industrial neoyorquino. Decidieron dejar a la vista las vigas de acero desnudándolas de toda pintura y manteniendo su base de metal oxidado. La pared de ladrillo de la cocina también es la original. Siguiendo con este aire industrial, se ha escogido el acero como material principal en la cocina, que junto al mármol crean una alianza perfecta. Este mármol traído de Verona, es también el protagonista del baño principal del loft. 

Evidentemente, muchos de los muebles escogidos para la casa son diseños propios, como es el caso de la mesa y las sillas del comedor. El resto, son muebles a medida que se diseñaron para aumentar la capacidad de almacenaje. El arte y la fotografía también juegan un papel importante en el diseño interior,  y son varias las imágenes que cuelgan de sus paredes.

loft-industuiral-tribeca
loft-industuiral-tribeca
loft-industuiral-tribeca
loft-industuiral-tribeca
loft-industuiral-tribeca
loft-industuiral-tribeca
loft-industuiral-tribeca
loft-industuiral-tribeca
loft-industuiral-tribeca
loft-industuiral-tribeca
loft-industuiral-tribeca

¿Qué os parece el diseño de este loft de Tribeca?

Fotos: Brian W. Ferry
Fuente: Sight Unseen





Un espacio para el relax

miércoles, 15 de febrero de 2017
Llevo unos meses de mucho movimiento y ajetreo profesional. El blog, el master y nuevos proyectos absorben el grueso de mi tiempo y cada día me cuesta más trabajo encontrar un hueco y un espacio para el relax en casa. Pero cuando lo encuentro, disfruto muchísimo del esos pocos minutos en mi rincón preferido de la casa. 

Todo el mundo tiene un espacio de la casa dedicado al relax y la desconexión, un lugar perfecto para sentarse a leer un libro, ver nuestra serie preferida o simplemente para descansar. Unos se relajan sobre una butaca o en el sofá y otros prefieren hacerlo sobre un puff o un cojín grande. Lo importante es acondicionar el espacio y encontrar el momento para disfrutarlo. 

Hoy os vamos a dar las claves para decorar nuestro espacio para el relax y adaptarlo a nuestras necesidades. Es fundamental que este rincón sea agradable para la vista, que esté situado cerca de una ventana y una fuente de calor, pero sobre todo que sea cómodo. Si vamos a pasar mucho tiempo leyendo, viendo una película o echando la siesta, el sillón, butaca o superficie que elijamos para sentarnos o tendernos debe ofrecernos el confort y la ergonomía necesarias para no dañar nuestra espalda. Los sillones de relax que ofrecen tiendas como Hogart se crearon precisamente para este cometido. 

Y no os preocupéis por el presupuesto, hay tiendas que nos ofrecen sillones baratos y muy cómodos para que todo el mundo pueda tener su propio espacio para el relax en casa. Con estas claves decorativas conseguirás además hacer aún más agradable este rincón de la casa.

Imagen



Si cuentas con espacio de sobra en casa el diván es el mueble por excelencia para el relax. Su única función es la de proporcionar descanso a quien lo prueba. Coloca encima unos cojines con distintas formas y tamaños pero con una misma gama cromática y una manta con un tejido suave y cálido a los pies. No podrás resistirte a  su comodidad. Si no cuentas con mucho presupuesto puedes montarlo sobre unos palets, el resultado te sorprenderá. Mis preferidos son los de caña.

Imagen
The Merry thought
Imagen



La butaca es el mueble perfecto cuando no contamos con mucho espacio ni tiempo para descansar. Son cómodas y mantienen la espalda recta, la posición perfecta para la lectura. Las butacas de diseño nórdico y las de cuero están de máxima tendencia. Un cojín y una buena manta son el complemento perfecto para las butacas durante el invierno. Sitúala cerca de una ventana para aprovechar las horas de luz durante la lectura o en sus efecto, a lado de una lámpara. 

Andy Jonhson para The Design Files
Imagen
Avenues Lifestyle



El chaise lounge -ya sea independiente o adosado a un sofá-, es el mueble más demandado a la hora de decorar la casa. En mi caso es el espacio que utilizo para descansar. El diseño y el color va a gusto del consumidor, pero si tienes en cuenta las últimas tendencias, el rosa y el gris serán tus aliados.

Imagen
Bloesem



Si eres de los que cambias constantemente de espacio para descansar, los cojines y los puffs serán tu complemento perfecto. Son ideales para casas pequeñas, ya que se pueden apilar o guardar cuando no se usan. Prueba con los de estampado étnico o los de efecto fieltro, más modernos. 

Urban Outfitters
Shannon Mcgrath



La hamaca es uno de los mejores inventos destinados para el descanso. Este objeto solo necesita atarse en dos puntos fijos para disfrutarlo, por lo que es totalmente móvil. Es excelente para decorar apartamentos pequeños o para disfrutarlo en verano en el exterior. 

Imagen


Si dispones de un patio o una terraza de buen tamaño no puedes desaprovecharlo durante los meses más cálidos. Créate tu espacio para el relax incorporando muebles y alfombras de exterior con tumbonas y cojines. Rodéate de plantas y luces que aporten un ambiente especial durante las noches de verano. 

Craftifair
Imagen

¿Ya tienes tu espacio para el relax en casa?


GuardarGuardarGuardarGuardar
GuardarGuardarGuardarGuardar